Estrés académico

Dentro de la categoría de estrés académico no sólo encontramos los problemas que sufren los estudiantes en época de exámenes o a la hora de entregar trabajos o hacer presentaciones en público. También los profesionales de la educación, los profesores, sufren este tipo de estrés.

Aunque existen, como hemos insistido anteriormente, muchas diferencias según la personalidad de cada uno, muchos maestros de educación secundaria consideran que su estrés laboral es excesivo. De la misma manera muchos alumnos sufren estrés relacionado con su rendimiento académico.

Según los estudios que están publicados a este respecto, la mayoría de las personas que sufren estrés académico tienen niveles altos de ansiedad, pero que sin embargo son manejables. Un porcentaje menor, pero bastante significativo, acaba desarrollando síndromes como el burnout y finalmente problemas de rendimiento y de salud tanto física como mental.

Para muchos estudiantes, el temor a la ansiedad, a la reacción ante determinadas situaciones que se producen en su vida académica, hace que traten de evitar las situaciones que les pueden producir dicha ansiedad. Por ejemplo, dejan de presentarse a los exámenes o no pueden hacerlo por tener nauseas, vómitos o diarrea sólo con intentar entrar en el aula.

Al evitar las situaciones temidas, por supuesto se consigue evitar la ansiedad. Sin embargo, no se puede estar así eternamente y el hecho de evitar lo que tememos, hace que a la larga aumente el temor y la inseguridad. De esta manera, cuando no nos queda más remedio que entrar en el aula, hablar ante nuestros compañeros o hacer un examen, los síntomas y la ansiedad serán aún más fuertes, es cuando hablamos de fobia.

Algunos niños desarrollan estas fobias escolares tras acumular una serie de experiencias estresantes en el colegio como pueden ser las burlas de los compañeros, el trato insensible de algunos profesores o incluso el acoso psicológico que, lamentablemente en algunas ocasiones, ha acabado en suicidio. Por lo general, el problema más común entre los alumnos es la alta ansiedad de evaluación. Actualmente, en todas las etapas de nuestra vida tenemos que enfrentarnos a exámenes y pruebas de uno u otro tipo, en el colegio y la universidad para pasar de curso, pruebas de acceso para determinados estudios, oposiciones para ocupar ciertos puestos de trabajo, pruebas de selección, exámenes psicotécnicos etc. Por ello, lo que llamamos “ansiedad de evaluación” se ha convertido en uno de los problemas más graves y uno de los que más afectan a los jóvenes. Hay por tanto que tener en cuenta, que muchas veces los estudiantes que sufren fracaso escolar, no tienen problemas relacionados con el aprendizaje o con su capacidad, sino con los niveles extremos de ansiedad que presentan ante los exámenes.

Ya hemos comentado que el estrés actúa sobre nuestros procesos cognitivos. En un primer momento, la activación nos ayuda a concentrarnos, a tener una mayor creatividad y por tanto a obtener un mayor y mejor rendimiento. Es cuando esta situación se mantiene en el tiempo cuando comienzan los problemas, no sólo por la ansiedad en sí, sino también porque ésta constituye un factor de riesgo para el desarrollo de otros trastornos como los problemas de alimentación, el consumo de sustancias etc.

La sintomatología que manifiestan los estudiantes con estos problemas es muy variada ya que incluye respuestas a nivel cognitivo, fisiológico y conductual. Estos son algunos ejemplos que identificaremos fácilmente:

  • Respuestas cognitivas: preocupación excesiva sobre la propia actuación y las posibles consecuencias si esta no es buena, comparación con los demás compañeros, falta de concentración, excesiva auto crítica etc.
  • Respuestas fisiológicas: molestias gástricas, nauseas, vómitos, diarrea, dificultad para conciliar el sueño, dolores de cabeza, tensión muscular, respiración rápida y superficial etc.
  • Respuestas conductuales: hiperactividad, movimientos repetitivos y en algunos casos, como hemos hablado, la evitación del examen o el rechazo a entrar en el centro escolar.

En los estudiantes universitarios, los síntomas pueden llegar a incrementarse si sumamos que durante la época de exámenes la mayoría de ellos llega a cambiar su estilo de vida: duermen menos, ingieren grandes dosis de cafeína y otras sustancias, etc.

Naturalmente, todos estos síntomas se producen más habitualmente en personas que tienen en determinado momento una alta ansiedad de evaluación como puede ser el hecho de que lleven muchos años preparando una oposición importante o que vayan a realizar un cambio curricular, como es el paso del colegio al instituto o del instituto a la universidad.

Por otra parte, los exámenes y pruebas no se producen siempre en las mismas circunstancias. Las consecuencias más severas se producen cuando:

  • Las instrucciones son amenazantes, por ejemplo, “de este examen depende tu futuro”, “si suspendes tendrás que repetir”, “si no apruebas irás a un internado”…
  • Hay presión porque el examen tiene que ser finalizado en un corto periodo de tiempo.
  • Se requiere un alto nivel de concentración porque la tarea a realizar es muy compleja.

Para ayudar a superar estos problemas existen numerosos programas de intervención psicológica que utilizan una serie de técnicas para que los estudiantes controlen la ansiedad y mejoren el rendimiento. Estos programas, que se desarrollan en grupo para fomentar la motivación entre sus participantes, incluyen técnicas de reestructuración cognitiva que ayudan a interpretar correctamente la situación, entrenamiento en relajación muscular y respiración, cambio en los hábitos de estudio y estilos de vida y técnicas de resolución de problemas. Existen de igual manera programas similares para tratar el estrés laboral de los profesores, que en la educación secundaria tiene un componente importante en lo que se refiere al manejo de la conducta de los alumnos y en el mundo universitario está más relacionado con los límites a la actividad profesional.

Ponencia: “Metacognición y ansiedad en el ámbito educativo”. Fernando Miralles

Descargar grabación en WMV (82 mb). 7 min. Se abrirá en una ventana nueva.

Véase también la presentación "Cómo construir una escuela saludable y segura"

http://www.yumpu.com/es/document/view/11127159/como-construir-una-escuela-saludable-y-segura Se abrirá en una ventana nueva.

Véase la Web desarrollada por FETE-UGT "Herramientas de gestión de los riesgos psicosociales en el sector educativo"

http://www.prl-sectoreducativo.es/ Se abrirá en una ventana nueva.

© Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad