Promoción de las emociones positivas

Documentos relacionados

Una reunión social cargada de chistes y de buen humor suele ser placentera ya que además de tratarse de una experiencia agradable hace que por un momento nos olvidemos de nuestros problemas o les restemos importancia y nos relajemos. Aunque con la risa tensemos muchos músculos faciales, también relajamos muchos otros que tendemos a forzar cuando vivimos situaciones estresantes.

También está demostrado que la presencia e interactuación de payasos con niños que se encuentran hospitalizados por enfermedades graves o crónicas, tiende a mejorar el ánimo de los pequeños pacientes lo que puede ser muy beneficioso para manejar el estrés que produce una larga hospitalización. Cualquier emoción producida por el humor, la música u otra técnica tiene también efectos positivos en pacientes de cualquier edad con cualquier dolencia.

Las emociones positivas y la inteligencia emocional han dejado de ser sólo una moda. Cada vez existen más estudios de calidad sobre su aplicación en diversos ámbitos como la salud, la educación, las organizaciones o el deporte. Estas investigaciones también se han preocupado de fomentar el hecho de que la promoción de las emociones positivas no sea utilizada únicamente de manera puntual sino que se introduzca en el desarrollo cognitivo-emocional de los niños y se potencie tanto en el colegio como en las escuelas para padres.

Uno de los principales inconvenientes con el que se encuentran padres y educadores es el no saber cómo llevar esta introducción a la práctica. A pesar de los debates científicos y académicos sobre la eficacia de estos programas, muchos han optado por la utilización de diversos trabajos divulgativos sobre inteligencia emocional.

Actualmente, en España, encontramos dos orientaciones diferentes a la hora de introducir estos programas de educación emocional y social:

  • Por un lado, se aplican programas que entrenan habilidades básicas relacionadas directamente con la inteligencia emocional como la comprensión, la percepción o la regulación de las emociones.
  • Por otro lado, se aplican programas más amplios que trabajan además aspectos vinculados con la personalidad como la autoestima, la personalidad, la asertividad o las habilidades sociales y aspectos vinculados incluso a los valores.

En la literatura científica encontramos también una distinción similar con respecto a la inteligencia emocional y que habla de modelos de habilidades cognitivo-emocionales y modelos de rasgos.

A continuación, indicamos una serie de artículos e informes que pueden ser de gran utilidad como:

© Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad