Prevención de la ansiedad

Puesto que la ansiedad es una reacción muy frecuente en situaciones de estrés, cuando las demandas del medio superan los recursos que tenemos para atenderlas, una forma de prevenir esta ansiedad o de hacer que estas reacciones sean menos intensas consiste en prevenir el estrés en general.

Si tenemos además información sobre qué es el estrés, los efectos que produce y cómo podemos manejarlo a través de determinados entrenamientos y técnicas, también conseguiremos reducir nuestros niveles de emocionalidad negativa y en especial de ansiedad. Y no sólo estaremos trabajando en la prevención de los síntomas y trastornos que nos afectan a nosotros mismos, sino que también aprenderemos a hacerlo cuando las personas de nuestro alrededor también están afectadas, sobre todo, los hijos.

Por ejemplo, sabemos que algunos trastornos de ansiedad se desarrollan en los niños tras un episodio de aprendizaje emocional concreto o que obedece a unas pautas determinadas, lo que llamamos “estilo de crianza”. Un niño puede desarrollar un trastorno de ansiedad por separación, el que se suele dar más comúnmente en la infancia, cuando ha sufrido una experiencia momentánea de pérdida de sus padres. Imaginemos que un chico de 5 años se pierde en un centro comercial. El niño puede no ser consciente de ello y cuando sus padres lo encuentran no está en absoluto preocupado. Sin embargo, puede darse el caso contrario y cuando el niño por fin es encontrado por sus padres está completamente aterrado, lo que puede hacer que desarrolle un trastorno de ansiedad por separación que está caracterizado por un temor a la pérdida de la seguridad (la pérdida de sus padres por un fallecimiento o una separación), un trastorno de evitación (cuando nunca quiere dormir fuera de casa o no se separa de las faldas de su madre) o el desarrollo de otras fobias infantiles.

Por ello, en el aprendizaje social de los niños el papel de los padres es muy importante. Sabemos que en algunos niños existe una propensión genética, es decir, heredada, a ser más inhibidos. Como el riesgo de padecer fobia social también se puede definir en términos de conducta, es esencial que los padres aprendan a entrenar a los más pequeños para corregir esa tendencia genética. De hecho, se ha demostrado que entrenando a los padres, los niños pueden acabar siendo menos inhibidos y no desarrollar ningún tipo de fobia social. Si quieres tener más información sobre este tema, puedes consultar los trabajos de investigación del psicólogo australiano Rappee.

Con respecto a nuestro propio manejo y prevención de la ansiedad, toda la información contenida en esta web o en otras similares debería ayudarnos a ser conscientes de que esta emoción es adaptativa porque tiende a poner nuestra atención en la amenaza y dar importancia a la misma.

Además de informarnos hay que pasar a la acción. La relajación, unos 20 minutos introducidos de manera rutinaria en nuestro día a día ayudará a que, al cabo de unos meses, hayamos adquirido esta habilidad y la hayamos introducido de manera natural en nuestras vidas. Entender los pasos de reestructuración cognitiva, es decir, aquellos que nos ayudará a interpretar de manera correcta la realidad, son algo más complicados. La lectura de toda esta información y de textos alternativos así como la realización de los ejercicios que se proponen, puede ayudarnos a ir desarrollando cierta habilidad a la hora de identificar tendencias erróneas a la hora de procesar la información. Conociendo esos sesgos cognitivos será más fácil disminuir tanto la frecuencia como la intensidad de los episodios de ansiedad.

También proponemos la lectura de libros como “Venza sus temores”, de Reneau Z. Peurifoy. Se trata de un libro muy práctico, divulgativo y operativo que trata de dar información sobre los distintos trastornos relacionados con la ansiedad, el miedo y el estrés. También indica una serie de pautas para identificar las emociones negativas asociadas a ellos con el fin de controlarlas y reducirlas de manera eficaz y varias actividades.

Véase la presentación “Reestructuración Cognitiva y Autoestima Archivo pdf. Se abrirá en una ventana nueva ".

© Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad