Técnicas de relajación

La relajación es una técnica de reducción de la activación fisiológica que ha demostrado ser eficaz para el tratamiento de los trastornos de ansiedad y otros desórdenes emocionales.

Aunque mediante la relajación reducimos la respuesta del sistema cognitivo-subjetivo, fisiológico y conductual-motor, su eficacia se centra especialmente en la reducción del nivel de activación fisiológica. Sí hay que tener en cuenta que ésta, ayudará a controlar mejor la actividad cognitiva, a disminuir el malestar y a enfrentarse con las situaciones amenazantes en lugar de evitarlas.

La ansiedad, al igual que otras emociones, especialmente las negativas como la ira, produce activación, es decir, provoca un aumento de la intensidad o frecuencia de muchas respuestas de nuestro cuerpo. Nuestra mente trabaja más rápidamente, con lo que nos centramos más en la amenaza o el problema.

Si la ansiedad produce efectos de activación en diferentes sistemas como el nervioso o el endocrino, la relajación tiene que conseguir el efecto contrario. En general, podemos usar tres grandes estrategias que pueden ayudar a reducir o manejar la activación fisiológica.

Técnicas para reducir la activación fisiológica

© Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad