Pautas de trabajo

  1. Elabora un pequeño plan. Anota los grandes apartados que te gustaría consultar, los que están más relacionados con el objetivo que quieres conseguir:
    • Manejar el estrés,
    • Reducir la ansiedad,
    • Mejorar la alimentación,
    • ...
  2. Sigue el plan que te has propuesto. Lo más aconsejable es leer, durante 15 minutos al día, las páginas y apartados que has elegido.
  3. Es importante que tu papel sea activo. Además de ir leyendo, es conveniente realizar cualquier otra actividad que pueda ayudarnos: ampliar la información consultando enlaces externos, guías de auto ayuda o documentos, donde se exponen algunas técnicas de entrenamiento.
  4. Intenta analizar los problemas de cada día utilizando lo que llamamos técnicas cognitivas y también las guías de autoayuda que amplían la información sobre estos ejercicios que te ayudarán a:
    • Hacer frente a las preocupaciones.
    • Aprender a controlar los pensamientos negativos.
    • Aprender a controlar los pensamientos ansiosos.
    • Resolver problemas.

    Estos ejercicios, repetidos cada día, te ayudarán a restar importancia a las amenazas, prestarles menos atención, disminuir el hábito de volver continuamente sobre el mismo problema, disminuir el hecho de que nos anticipemos y nos preocupemos por sucesos que no han pasado y que puede que nunca ocurran, realizar ejercicios de toma de decisiones etc.

  5. Practica ejercicios de relajación todos los días. Dedica unos 20 o 25 minutos a escuchar la grabación para tensar y destensar músculos y mezclar ejercicios de respiración y de imaginación. Esta práctica diaria hará que disminuya la activación fisiológica y que al cabo de unos tres meses, al estar más relajados, podamos pensar mejor y prevenir desórdenes emocionales.
  6. A medida que vayas teniendo más confianza, esfuérzate por hacer pequeños cambios en tu vida diaria como introducir actividades que habías dejado de hacer o realizar acciones que, aunque te resulten difíciles, es necesario realizar. Piensa además, que aunque el paso que has dado sea pequeño, a la larga conseguirás el objetivo que te has propuesto.
  7. No debes preocuparte si algún día hay una pequeña recaída o en tu estado de ánimo o en el plan de trabajo que te habías propuesto. Esto forma parte de la rutina y es normal. No debes abandonar ni desanimarte porque así conseguirás mejores resultados.
  8. Continúa ampliando tu plan de trabajo. Verás que en la Web tienes mucha información que te resultará de utilidad. Cuando veas que dominas el contenido del módulo que seleccionaste al principio, amplíalo con otros apartados. A medida que vayas interiorizando todo lo expuesto y realices los ejercicios, adquirirás más habilidades.

Debes tomarte esta Web como un libro interactivo que se puede leer y trabajar de muchas formas. Siempre encontrarás nueva información que te ayudará a manejar tus emociones, prevenir el estrés y perfilar así un estilo de vida más saludable.

© Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad