Introducción

¿De qué factores depende la salud?

Uno de los resultados de la tremenda evolución de nuestra sociedad es el aumento de la esperanza de vida. Actualmente, en España y según datos de 2012, se sitúa en 85,1 años en las mujeres y 79,4 años en los hombres. Desde el punto de vista de la salud, además de un envejecimiento de la población por la escasez de nacimientos, esta evolución ha tenido como consecuencia el cambio en el tipo de enfermedades más frecuentes y un predominio de patologías crónicas como son el cáncer, la enfermedad cardiovascular, la diabetes y las enfermedades respiratorias crónicas.

Diferentes organismos internacionales se han puesto como objetivo durante los próximos años abordar este tipo de enfermedades crónicas y preocuparse principalmente por su prevención.

Una de las cosas que tienen en común estas patologías es que están muy relacionadas con los estilos de vida, fundamentalmente una alimentación no equilibrada, falta de actividad física, consumo de tabaco, consumo de alcohol y estrés principalmente.

El estrés es algo bastante habitual en nuestra vida cotidiana. Todos nos hemos enfrentado en algún momento a una situación que nos lo ha generado y puede ser provocado tanto por una situación triste como alegre. El problema aparece cuando no somos capaces de controlarlo y se prolonga en el tiempo ya que influye en nuestra vida cotidiana y por lo tanto en nuestra salud. El estrés propicia, por ejemplo, conductas adictivas como el consumo de tabaco y alcohol y también cambios en los hábitos saludables como la falta de ejercicio físico o cambios en los hábitos alimenticios.

Para mejorar nuestro bienestar emocional es necesario cambiar nuestro estilo de vida actual y hacerlo más saludable.

© Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad